Cacaos-de-leyenda.gif

Bombones de leyenda

Cacao Sampaka presenta su nueva gama de bombones de leyenda creada a partir de cacaos criollos singulares de África y Sudamérica  

 

La colección Grands Crus Cacaos de Leyenda es una apuesta por devolver el protagonismo del chocolate a los agricultores

 

El sistema de tostado suave “Light Roast” de Cacao Sampaka permite ensalzar los sabores y aromas propios de cada grano de cacao

 Cacao Sampaka da un paso más en su misión de acercarnos a los orígenes del cacao y a recuperar las variedades más exclusivas del mundo. La colección “Cacaos de Leyenda”, que cuenta ya con cuatro tabletas elaboradas con variedades puras, sigue creciendo con una sorprendente novedad. Y es que ahora los cacaos de leyenda se presentan en forma de cuatro deliciosos bombones. Ya conocíamos dos de estas variedades:  “La Joya”, un bombón elaborado con cacao criollo blanco de la prestigiosa plantación mexicana del mismo nombre, y “Xoconusco”, creado a partir de un cacao legendario, el Cacao Real del Xoconusco. A estas dos creaciones se unen, para completar la nueva colección de bombones Grands Crus, dos novedades que hasta ahora sólo conocíamos en forma de tableta. “Mahali”, un bombón elaborado con el poco conocido cacao criollo africano, cultivado en El Congo, y “Río Seco”, un bombón que nace del cacao criollo Maya Rojo, de Honduras.

 

Desde hace una década, Cacao Sampaka apuesta por devolver el protagonismo del chocolate a los agricultores.  Al igual que sucede con el vino, el queso o el pan,   el chocolate es un producto fermentado. A pesar de que el producto que llega al consumidor tiene un aspecto industrial, no hay que olvidar que en su origen es vegetal. El desarrollo de su potencial aromático depende en gran medida de cada cosecha, única e irrepetible, diferente año tras año. La gran mayoría del chocolate que consumimos está sobre-tostado para enmascarar defectos en la propia variedad del grano o en el proceso de fermentación, asegurando así la repetitividad de su sabor en cada lote.

 

Cada variedad de cacao (como sucede con la uva o la leche) tiene su propio potencial de perfil organoléptico. Factores como la climatología, la exposición lumínica, las características del suelo o el grado de madurez en el momento de cosecha contribuyen a la formación del sabor.  Con su técnica de tostado “Light Roast”, aplicada en todos los Cacaos de Leyenda, Cacao Sampaka busca ensalzar los sabores primarios y secundarios fruto de las características aromáticas propias de cada grano y de la labor de fermentación y secado realizadas por el campesino. Este proceso de tostado suave da madurez al producto sin necesidad de potenciar en exceso las notas tostadas características del cacao. Se logran así matices únicos: cítricos en Mahali, derivados de la fase de fermentación aerobia en la que el azúcar reducido a alcohol se convierte en ácido acético o láctico; a  ciruela o uva pasa en Xoconusco, por los componentes de Amadori formados durante un minucioso secado al sol durante siete días; o a fruto rojo en La Joya, el más exclusivo de los criollos, con un 80% de cacao blanco y la totalidad del grano perfectamente fermentada.

 

Una apuesta por recuperar variedades, por defender el trabajo del agricultor y por acercarse a la pureza del cacao. Así lo explica Albert Rius, CEO de Cacao Sampaka: “En nuestros bombones, al igual que en las tabletas de la línea Cacaos de Leyenda, se aprecian una gran cantidad de matices aromáticos. Es precisamente lo que buscamos: que se comprenda que el chocolate no sólo sabe a chocolate. La unión de la propia naturaleza, el trabajo del agricultor  y el nuestro -el de los maestros chocolateros-, hace posible un resultado único, que no deja indiferente”. 

Con este nuevo lanzamiento, Cacao Sampaka nos invita  a descubrir el cacao más puro a otro nivel, al de la sutileza de los bombones. “La Joya” es un bombón que sorprende desde la vista. Su color es claro, algo poco común teniendo en cuenta su alto contenido de cacao. En nariz tiene aromas frutales y ácidos, mezclados con sutiles notas de tabaco, pasas y regaliz. En boca funde suave y lentamente y enseguida aparecen sabores ácidos y a frutos rojos seguidos de pasas y ciruelas. Cuando su intensidad empieza a ceder, surgen notas de tabaco y regaliz que poco a poco van desapareciendo. Un bombón excepcional, único y sorprendente, que esconde la esencia primigenia de los primeros cacaos cultivados por los mayas. 

Xoconusco” tiene un aroma equilibrado de cacao fino con muchos matices: frutal de inicio, rápidamente nos muestra aromas a pasas y ciruelas, con notas vegetales secas, un suave tabaco y recuerdos a la fermentación del grano. Al degustarlo percibimos sensaciones distintas, que alternan las frutas rojas con el sabor a chocolate y a pasas, en un extraordinario equilibrio de sabores. Un bombón que finalmente nos deja un largo postgusto en boca, con un envolvente y agradable punto de amargor.

Mahali” combina su particular acidez con, de nuevo, un claro aroma afrutado. En boca destaca claramente el sabor a frutos rojos pero, por encima de todo, un potentísimo cacao.

Finalmente “Río Seco” se distingue por su destacado sabor a cacao y por un amargor superior al resto. De nuevo aparecen, aunque más sutilmente, tanto en nariz como en boca, matices de frutos rojos. Río Seco es, sin duda, el bombón más “potente” de esta nueva colección.